ENVIANOS TU CONSULTA

NEWS

La grasa: ese “enemigo mortal”

Cuando hablamos de alimentación, existen muchas expresiones populares que, aun no siendo ciertas, se instalan como tales. Opinamos, sin saber, acerca del "colesterol bueno" o el "malo"; damos consejos sobre "dietas mágicas" y recomendamos métodos de descenso de peso que aparentemente funcionan pero que en el camino perjudican el funcionamiento de nuestro organismo. Pero lo que está claro es que todos tenemos un enemigo común: la grasa.

Sobre este "enemigo público" se refirió el Dr. Silvio D. Schraier en las "XX Jornadas de Medicina Nutricional y Obesidad", organizadas por Fundación Diquecito. Al respecto, afirmó: "Estoy seguro que el tejido adiposo tiene mala fama. Es que las personas creen mal y piensan que la grasa es mala y por ende tener grasa está mal. Pero el problema no es tenerla sino que esté en cualquier lugar", explicó con contundencia.

¿Esto significa que la grasa no es necesariamente mala?: si y no…

Para responder esta pregunta debemos saber que los avances médicos de los últimos años han demostrado que los riesgos de la obesidad no están relacionados solo con el conocido Índice de Masa Corporal (IMC) de la persona, sino que también están estrechamente vinculados a la "ubicación" de la grasa corporal. En otras palabras, hay personas que no muestran un alto grado de sobrepeso pero que tienen acumulación de grasa en ciertas zonas "peligrosas" para el organismo, lo que puede generar graves consecuencias. A estas personas se las denomina "obesos de peso normal".

Si usted tiene acumulación de grasa en ciertas zonas peligrosas de su cuerpo como el abdomen, debe consultar con urgencia a un profesional.

¿Y qué ocurre con el colesterol?

Cuando hablamos de "grasa" es inevitable que a continuación hablemos también de "colesterol". Al respecto el Dr. Schraier, quien es Director Carrera de Médicos Especialistas en Nutrición de la UBA, afirmó que "hay que dejar de pelear con los alimentos creyendo que son los culpables del nivel de colesterol", porque a diferencia de lo que se dice "el colesterol de la comida influye solo en un 30% en el valor del colesterol de la sangre. No le podemos seguir echando la culpa al huevo", sentenció.

En contrapartida, debemos saber que hay "alimentos" a los cuales a veces no prestamos tanta atención pero que están generando estragos en la población. Y es que hoy se sabe que el colesterol es producto del metabolismo interno generado a partir del exceso de oferta de calorías, en especial de hidratos de carbono, y particularmente de hidratos de carbono simples que producen gran absorción de azúcar y elevan las grasas en sangre. Ejemplos de esos alimentos son las golosinas, masas finas, productos de panadería, bollería, jugos exprimidos, etc.

En Clínica Diquecito usted podrá aprender nuevas pautas de alimentación saludables, que le permitirán no solo reducir su peso corporal sino también mejorar sus niveles de colesterol y el estado general de su organismo. Lo invitamos a confiar su salud a nuestro equipo multidisciplinario de profesionales médicos. Para conocer más acerca de nuestros programas, ingrese AQUÍ.

Suscribite

SUSCRIBITE!