ENVIANOS TU CONSULTA

NEWS

Se viene el calor… ¿qué hago para estar en forma?

Y si… lentamente se aproxima la época más calurosa del año, y es inevitable que nos comencemos a imaginar con poca ropa –tal vez en algún destino paradisíaco-, y dejando mucho a la vista. En este momento es cuando entramos en pánico, y queremos recuperar el tiempo perdido cuidándonos por todo lo que no lo hicimos durante los meses fríos del año. Y allí es también cuando nos damos cuenta de que un buen peso corporal no se consigue en dos o tres meses, sino que es el resultado de hábitos de vida saludables que nos acompañen los 365 días del año. Sin embargo no todo está perdido, y lo importante es comenzar a cuidarnos hoy mismo.

Si usted forma parte de ese grupo de personas al cual el invierno lo encontró con las “defensas bajas” y desea reconquistar su cuerpo, compartimos a continuación algunos consejos prácticos para evitar cometer ciertos errores habituales en los procesos de descenso de peso:

  1. No confíe en las dietas “mágicas”. Perder peso solo se acompaña de beneficios para la salud cuando las dietas son armónicas, adecuadas, y cuidan calidad y cantidad de los alimentos. Un libro no se escribe “de golpe”, sino página a página, capítulo a capítulo. Lo mismo ocurre con nuestra situación física: no se puede pretender lograr resultados perdurables en el tiempo llevando a nuestro cuerpo a extremos difícilmente sustentables en el tiempo. En otras palabras, las dietas muy restrictivas pueden realizarse por cortos períodos de tiempo… ¿y después qué? Lo más probable es que luego de una gran restricción siga la reganancia del peso perdido. Mejor bajemos a un ritmo adecuado, mediante hábitos de alimentación sustentables a largo plazo y consolidando los progresos.
     
  2. No realice ayunos prolongados. El dejar pasar muchas horas sin comer es uno de los errores más habituales que cometen las personas que quieren bajar de peso "de golpe”. En realidad, lejos de obligar a nuestro cuerpo a bajar de peso lo estamos forzando a ahorrar energía y a gastar menos en los procesos de digestión. El resultado será que al momento de comer lo haremos con un nivel de hambre que nos dificulte controlar el tamaño de las porciones, con nuestro organismo listo para guardar la energía que sobra.
     
  3. No haga ejercicio de golpe. De ninguna manera diremos que practicar actividad física es un error; por el contrario. Pero el error es cuando la realizamos repentinamente luego de meses de inactividad y sedentarismo, pretendiendo recuperar tiempo perdido. Esto puede generar un impacto negativo en nuestro cuerpo, desde lesiones musculares o articulares, hasta retención de líquido, inflamación y otros. Esto sin contar los peligros de someternos a prácticas muy exigentes sin aplicar un criterio de progresividad, lo cual puede comprometer incluso nuestro sistema cardiovascular. Siempre consulte a un médico antes de practicar actividad física.
     
  4. No elimine por completo los carbohidratos. Los carbohidratos son la principal fuente de energía de nuestro cuerpo, y su inclusión en nuestras comidas debe ser innegociable. Sí debemos cuidar la calidad de estos nutrientes, reduciendo los azúcares y priorizando los más complejos. Podemos potenciar el consumo de fibras mediante la incorporación de más frutas, verduras y cereales integrales, pero nunca dejar de consumir la cantidad mínima de carbohidratos que nuestro cuerpo necesita, idealmente por la mañana. Es importante consultar a un especialista, quien nos ayudará a equilibrar nuestra dieta.
     
  5. No tome laxantes ni otros suplementos sin prescripción médica. Los laxantes y otros tipos de medicamentos no indicados por un profesional no deben ser utilizados bajo ningún punto de vista como un complemento para la dieta. Su efecto es relativo, y pueden generar problemas de salud potencialmente graves. Al consumirlos notaremos que su efecto se traduce en la balanza, pero esto no estará demostrando un descenso de peso real. Lo mismo ocurre cuando sudamos sobremanera después de practicar actividad física y la balanza baja de golpe, no siendo un descenso real de peso sino una pérdida provisoria de líquido corporal, que luego recuperaremos.

Está claro que no existen soluciones mágicas para bajar de peso. También insistiremos una y otra vez en que el único camino es cambiar nuestros hábitos de alimentación, y de construir paso a paso nuestro bienestar. En ese marco, el equipo de expertos de Clínica Diquecito lo ayudarán a personalizar no solo su dieta, sino también su actividad física y su descanso, en pos de lograr el bienestar absoluto y perdurable para su cuerpo, alma y espíritu.

Consulte nuestros programas ingresando AQUÍ.

Suscribite

SUSCRIBITE!