¿Problemas o predisposición a enfermedades cardiovasculares? Tomá nota de estos consejos - Clínica Diquecito

¿Problemas o predisposición a enfermedades cardiovasculares? Tomá nota de estos consejos

Consejos para enfermedades cardiovasculares

Desde los orígenes de Clínica Diquecito, hace más de siete décadas, hemos estudiado la directa relación que existe entre nuestros hábitos alimentarios y nuestro estado de salud. Y con el paso del tiempo se fueron produciendo numerosos descubrimientos científicos que fueron dando cuenta de esto, y profundizaron cada vez más en todo aquello que podemos y debemos hacer desde nuestra alimentación para poder vivir más y mejor.

De hecho, como te contábamos en otra comunicación, hemos llegado al punto de desarrollar poco tiempo atrás un programa basado en la nutrigenética –ADN Medicina de Precisión– mediante el cual podemos, a partir de un estudio de ADN del paciente, adelantarnos a sus predisposiciones genéticas a sufrir ciertas enfermedades y diseñar una nueva forma de alimentación y de vida para postergar o evitar la aparición de dichas afecciones.

Entonces, la conocida frase “somos lo que comemos”, es actualmente una realidad irrefutable, y la población toma cada vez más conciencia de esto.

Como es sabido, las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en todo el mundo (en especial en occidente). Y, en ese marco, hoy queremos referirnos a ellas y darte algunos consejos muy prácticos que deberías considerar aplicar para mejorar tu salud y calidad de vida.

“Tips” a tener en cuenta

Para prevenir este tipo de enfermedades, te sugerimos.

Sumá frutos del bosque a tu alimentación

Las cerezas, frutillas, arándanos y moras, entre otras, son ricas en flavonides, los cuales están presentes en el color rojo que tienen. Estas sustancias ayudan a la producción de colesterol bueno, previniendo la arteroesclerosis, la cual termina desencadenando enfermedades cardiovasculares como el infarto.

Incorporá ácidos grasos Omega 3

Éstos se encuentran principalmente en el pescado, como así también en el aceite de oliva y en las nueces. En el caso de estas últimas, recomendamos comer 2 a 3 “maripositas” por día. En el caso del pescado, sugerimos consumir los de mar antes que de río, ya que los primeros, al vivir en aguas más profundas con bajas temperaturas, producen mayor cantidad de omega 3.

No olvides el salvado de avena

Este alimento tiene la capacidad de impedir la absorción del colesterol a nivel intestinal, por ello es tan relevante. Hoy se sabe que los vegetales tienen un tipo de colesterol llamado fitoesteroles que entran en el intestino y bloquean el lugar por donde normalmente se absorbe el colesterol, así que sigue de largo y se elimina por materia fecal.

Procurá reducir el consumo de sal

Si bien la reacción a esta sustancia es diferente en cada persona, se recomienda consumir no más de 5 gr. de cloruro de sodio por día (el tamaño de una aspirina). Debemos saber que la sal puede generar subas en la presión.

Y, al margen de lo que comemos, como siempre decimos es imprescindible e innegociable sumar actividad física a nuestra rutina (entre 150 a 300 minutos por semana, repartido en 3 veces), ya que por mejor que sea nuestra alimentación la falta de movimiento puede tener serias implicancias en nuestra salud cardiovascular.

Clínica Diquecito dispone de un experto equipo de profesionales para ayudarte no solo a mejorar tu cuadro de salud, sino también a diseñar nuevos hábitos de alimentación y vida que te permitan evitar o postergar la aparición de ciertas enfermedades. Si querés conocer más acerca de nuestros programas, ingresá aquí.